Segundo día de Re/Posiciones. Dejar que los espectros se manifiesten. Maite Málaga

A mano izquierda, primera pantalla, primer sillón, primeros audífonos. Acercamiento a la imagen de un péndulo que dibuja sus trazos sobre arena, la cédula: Cartografía/Autoentrevista de Jesusa Rodríguez, eso abre mi jornada del día dos de Re posiciones. No sé con que restos me encuentre, ni lo que está por venir. Espero que el vértigo se mantenga los próximos días.

Reflexiona Jesusa sobre Sociedad y Justicia en el país de las apariencias donde el Estado fallido pregona que caminamos con paso lento pero seguro hacia la obtención de la tan ansiada justicia social. “Falta poco para esclarecer quién le quemó los pies a Cuauhtémoc”, así de rápido vamos. “La justicia civiliza, sin justicia estamos en la barbarie”. Un país que navega en las aguas de las falsas apariencia y en la profundidad hierve el estado de emergencia.

Es aquí donde irrumpe Marco Canale con La puta y el gigante. Para saber quién es la puta vayan hoy a verlo, pero el gigante, que es el expresidente colombiano Uribe, caracterizado así por “El País, el diario global en español”, tiene algunos espectros que cargar, Marco se encargo de invocarlos, victimas del terrorismo de Estado. Me imagino que tras de Uribe hay un séquito de médiums encargados de lidiar con los restos de las matanzas perpetuadas. Tanto trabajo que nos costo a nosotros encontrar uno para invocar a un solo espíritu, y sin tenerlo igual se hizo presente el primer día. Invocación y exorcismo de la propia violencia. ¿Cómo lidiar con nuestros cuerpos constantemente violentados?…rascar en la memoria y evitar que se detenga.

Para Jesusa, la  sociedad entera tiene que intervenir. La vía: ¿teatralizar las estrategias de protesta social?, ¿politizar el teatro?, ¿hacer más consciente el carácter político de las prácticas escénicas? Israel Franco encuentra en su plática sobre el grupo El Teatro de Ahora la década de los 30 del siglo pasado, que el colectivo toma para su producción dramática las estrategias de la protesta social en sí mismas. Así se alimentaron de la teatralidad con la que los movimientos sociales dan forma a sus estrategias de protesta. “Y al teatralizar la protesta social, llevarla a escena, lograron que se manifestaran los espectros del futuro”. “El Teatro de Ahora se refería a un momento en donde era necesario hacer un corte en el transcurrir cotidiano del presente para hacer irrumpir un tiempo distinto, para hacer irrumpir el acontecimiento tanto en términos estéticos como políticos”.

El espíritu o espectro, esa cosa que ve sin ser vista, siguiendo a Derrida, trabaja, encierran cierta potencia de transformación. Si lo que resta y está por venir está en la irrupción del Ahora, dejemos que los espectros se manifiesten, se materialicen, trabajen.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s