Primer dia Re posiciones 2012

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a

  1. Claudia Rivero dijo:

    LA MIERDA PUESTA EN ESCENA
    Sentada en una butaca cuya dureza iba acorde con el olor a nerviosismo inocuo que generalmente sirve de antesala y expectativa a lo desconocido, oía como el joven de lado, sentado en el suelo dicho sea de paso, jugaba con los hielos de un vaso vacio de tequila. Mientras yo pensaba y rememoraba algunas inquietudes que hace algunos años rondaban por mi cabeza sin saber que minutos más tarde se tocarían temas paralelos y convergentes a los mismos.
    Y es que hoy en el Teatro el Milagro me di cita para presenciar la inauguración de Re/posiciones, evento que a mi parecer merece enfatizar el oído y abrir los sentidos. Cuando mi esposo me invitó a que asistiera, tuvo el acierto de platicarme a grandes rasgos de lo que trata el proyecto para que mi curiosidad creciera. Pues si bien, me considero una neófita –aficionada – no practicante de las artes escénicas, el estar casada con un investigador teatral ha hecho que renazcan en mi interés que en mis años mozos me llevaron a pisar algún escenario.
    En espera de la Invocación a Juan José Gurrola y viendo como un sujeto frente a una computadora copia un texto que poco a poco puedes leer en una pantalla, pienso en la agonía del teatro. Idea fatalista que llegué a tener cuando en mi juventud veía como a los jóvenes directores les costaba infinito trabajo llegar a presentar su trabajo ante un público apático y hambriento de grandes espectáculos. Mientras yo cavilo, la expectativa del público aumenta y un actor se debate con las letras del computador en medio del escenario. De pronto la espera se vuelve desconcierto cuando el actor, y entiéndase en el sentido del que actúa, está en movimiento, cierra el computador y sale de manera inesperada.
    Una mesa, dos sujetos, una lectura monótona que hace referencia al conjurar y al duelo volca mis pensamientos al invocar y evocar. El público esperaba se invocará a Gurrola, los integrantes de espectros evocaban su experiencia para conseguir una médium, la atmósfera se hace cada vez más densa y el silencio se rompe por alguna que otra risa nerviosa mientras una voz femenina, pausada, como si las palabras se escaparan en pequeños soplos, narra cómo tras un transitar vivió la invocación. Su/puesto encuentro con el médium que le permitió posicionarse de nuestra atención. No faltó el ruido de la botella rota que levanto más de un murmullo.
    Al final, la curiosidad se había disipado, se había logrado evocar al espectador dentro de puesta en escena dentro de este diálogo silencioso que busca descolocarnos del lugar pasivo, así cada uno de nosotros sin darnos cuenta, pusimos nuestros fantasmas en una obra donde bailaban al compás de una vela encendida. Nuevamente, el escenario sirvió para reflejar aquellas realidades paralelas que cohabitan en la cotidianeidad. Aquella mierda, que todos vemos reflejada en el otro y pocos se atreven a exhibir como lo hace un actor. Y es que en este intercambio de despojos que nos llevamos y lanzamos a través de cada aplauso que lanzamos, pocas veces se escucha al espectador. Se interpreta su reacción, pero se desconoce que cuando el actor, director, escenógrafo, escritor se despoja de sus sentimientos al exponerlos, el espectador, roba, hurta, sustrae… arranca de la escena aquellos sentimientos con los que se identifica y así en un intercambio catártico, espectador y actor se despojan y nutren en un vaivén silencioso que termina en el desconocimiento mutuo.
    Así pues, podemos pensar que no todo despojo es malo. Lo que unos no quieren nutre o sirve de cobijo a otros. Poner mierda en el escenario permite ironizar lo que sucede. O no es la vida una ironía.
    Sergio López Sánchez le dijo a mi esposo que a principios del siglo pasado, el que hubiera mucha mierda fuera de los teatros significaba que había asistido mucho público, de ahí la costumbre de desear “mierda” antes de una función. Yo pensaría, que en la actualidad el poner la mierda en la mesa de debate implica la necesidad de limpiar, abrirse al cambio. Así que gracias por permitir poner la mierda en escena y que el evento parezca cañería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s